miércoles, 11 de junio de 2014

Nunca una fiesta deportiva tuvo tanta custodia policial. Más de 150.000 efectivos trabajarán para mantener la paz en las doce sedes del Mundial de Brasil, tres veces más que en el último campeonato de Sudáfrica, en 2010, donde fueron movilizados 53.000 agentes.

Las autoridades brasileñas, en el momento de máxima exposición internacional del país, dicen que han aprovechado la Copa del Mundo para integrar sus diferentes cuerpos de seguridad y modernizar sus equipos de mantenimiento del orden público. El objetivo es que ni las protestas sociales ni cualquier otro incidente impida el funcionamiento normal del Mundial de Fútbol.


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada