viernes, 13 de junio de 2014

El campeón fue humillado por Holanda en una segunda parte espectacular de Robben y compañía. Los regalos de Casillas y la defensa, unido al desbarajuste táctico con los cambios provocaron una goleada de escándalo, un 1-5 para olvidar, con goles de Van Persie (2), Robben (2) y De Vrij.




Una segunda parte para olvidar
En el 53', otro balón voló desde la izquierda para aterrizar entre los centrales de España. La cazó Robben, que esquivó con suma facilidad a Piqué y disparó antes de que Ramos llegase a taponar. Esta vez, Casillas no pudo hacer milagros. Cuatro años después se repetía la misma situación para España, que estaba por debajo en el marcador en el primer partido. Pudo ser todavía peor si Van Persie manda a la jaula la volea que estrelló en el larguero en el 60' después de que Iker la rozase con los dedos.

Quedaba media hora por delante y había que cambiar necesariamente de registro. Torres y Pedro dentro, Diego Costa y Xabi Alonso fuera. Pero no era ese el problema. España hacía aguas atrás en cada ataque holandés. En el 65', una falta lateral de Sneijder desde la izquierda, llegó el tercero. Casillas salió en falso, Van Persie le obstaculizó con el codo y De Vrij marcó en el segundo palo como pudo.

Robben rubricó la venganza
España se picó en su orgullo, fruto del resultado y de la desesperación. Amarilla a Casillas por protestar, amarilla a Van Persie por una fea falta a Pedro y gol anulado a Silva cuando la Roja intentaba engancharse al partido para salvar, al menos, el empate o el gol average. O el honor, que vale más. Pero no era el día de España ni de Casillas, que regaló un gol tras un mal control en una cesión. Van Persie aceptó el regalo y el cuarto subió como una losa al marcador en el 72'.

Van Gaal sonreía en la banda, los holandeses hacían la conga en las gradas y a España se le ensuciaba la estrella. Quedaba todavía el quinto, obra de Robben en el 80'. Se fue en velocidad de Ramos, regateó a Casillas y marcó rabioso. Lo celebró delante de la cámara, burlón y vengativo. Y pudieron ser algunos más. Mazazo brutal para España, complicado de superar. Las sensaciones son las peores y el pesimismo ya no es cosa del pasado, pero quedan dos partidos para intentarlo.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada