miércoles, 4 de junio de 2014

El Amsterdam Arena ha acogido el duelo amistoso entre Holanda y Gales en un partido en el que la selección 'orange' ha salido con un mal sabor de boca debido a las lesiones. Los de Louis van Gaal se han impuesto por 2-0 a su rival gracias a los tantos de Arjen Robben y Jeremain Lens aunque sin duda todas las miradas ahora estarán puestas en Robin van Persie, que tuvo que marcharse lesionado. Malas noticias para el subcampeón del mundo de cara a Brasil.

Van Gaal estará pendiente de la lesión de Van Persie. La victoria resulta tener sabor agridulce ya que la dolencia del delantero apunta a que podría perderse el debut en el Mundial.


0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada