jueves, 19 de junio de 2014

Los sudamericanos, quienes han mostrado un buen nivel en el torneo, vencieron a un díficil cuadro de Costa de Marfil. El partido estuvo igualado sin goles hasta más de 60 minutos de juego. Sin embargo, se abrió el marcador para los cafeteros e inmediatamente después llegaron las otras anotaciones. Con este resultado, el cuadro tricolor se quedó como líder del Grupo C con 6 unidades y dos partidos ganados.

El aspecto del Estadio Nacional de Brasilia parecía el del Metropolitano Roberto Meléndez de Barranquilla en cualquiera de las citas en la que los colombianos soñaban con regresar a un Mundial. 16 años después, los 'cafeteros' no quieren desperdiciar su oportunidad y así lo han demostrado en un duelo muy vivo, de ida y vuelta, donde Costa de Marfil esperaron replegados para atacar, como una serpiente enroscada dispuesta a salir.




Un lanzamiento de esquina era el vehículo por el cual Colombia logró adelantarse. Cuadrado la colocó en el área y James Rodríguez ejecutó con violencia, con un testarazo potente marca de la casa que dobló las manoplas de Boubacar. Las gradas del Mané Garrincha, teñidas de amarillo, estallaron de júbilo. Aún quedaban más alegrías. En apenas unos minutos, Juan Fernando Quintero cerraba una contra de manual con Teo y James como asistentes en pleno festival de la fiebre amarilla.

Cuando el partido pareció cerrado, Gervinho apretó el duelo con una acción brillante desde la banda en la que recortó a sombras amarillas hasta batir al guardameta Ospina. Un tanto que devolvió momentáneamente las dudas al marcador. Pero nada podía fallar en una fecha tan señalada, el espíritu de la Colombia de Higuita, Álvarez, Rincón y Valderrama planeaba por Brasilia para 'casi' dar el billete a octavos, sólo una hecatombe lo impediría, al prometedor combinado dirigido por Pékerman.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada