miércoles, 9 de abril de 2014

En medio del caos general, otra vez surgió Iker Casillas para salvar al Real Madrid. Le metieron dos goles, se pudo llevar cuatro, sufrió su primera derrota de la temporada, pero sacó tres manos que valieron el pase a semifinales. En las grandes citas, nunca falla.

Iker hablaba al final del partido y lo dejaba muy claro. Hizo autocrítica y admitió que entraron serias dudas cuando el Borussia lograba el segundo gol cuando todavía quedaba un mundo por delante.

Iker, mano de santo

- Sacó tres manos que valieron el pase a semifinales:
Primera parada: No fue la mejor. Iker, bien colocado, despeja un cabezazo de Hummels que se colaba por la escuadra en el 31'.
   
- Manos milagrosas: Mkhitaryan soñará con Iker. En este buen remate por abajo en el 67', Iker reacciona con las dos manos.
   
-Otra de Grosskreutz: El disparo va bien colocado en el minuto 69, pero Iker se tira bien hacia su palo izqueiro para despejar.



0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada