jueves, 22 de agosto de 2013

El Santiago Bernabéu vivió una noche perfecta y redonda como hace tiempo que no recordaban en Madrid. Su eterno capitán, Raúl González, se puso por última vez la camiseta blanca con el 7 a la espalda y anotó un golazo para subir el primer tanto de la goleada por 5-0 que el club español infligió al Al Sadd de Qatar.

El Real Madrid se llevó así el Trofeo Bernabéu que sirvió para rendir homenaje a Raúl en su retirada del fútbol profesional después de jugar 16 temporadas consecutivas con el Real Madrid, donde consiguió 3 Champions League, 6 Ligas españolas, 2 Copas Intercontinentales, 1 Supercopa de Europa y 4 Supercopas de España.

Iker Casillas, que volvió a ser titular con el Real Madrid, le cedió el brazalete de capitán para que lo llevara por última vez, y Cristiano Ronaldo hizo lo propio con su dorsal 7. Al portugués le tocó llevar el 11 que en pocos días será para Gareth Bale.

Si Raúl representa la historia del Real Madrid, los cuatro goles del conjunto blanco en la segunda mitad los anotaron el presente y futuro del club. Isco marcó el segundo en el 59’ con un remate de cabeza y Jesé se mandó con un doblete anotado en el 81’ y el 87’. El tanto restante lo hizo Karim Benzema de penal.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada