sábado, 22 de diciembre de 2012

El Madrid agudiza su crisis se queda a 16 puntos del Barcelona y a siete del Atlético tras caer en Málaga en un partido marcado por la suplencia de Casillas. Siempre fue a remolque de un rival liderado por Isco y que se despegó con los goles de Santa Cruz. No resultaron los cambios de Mou.


El Málaga derrotó al Madrid gracias a un segundo tiempo vibrante, en el que los goles de Isco y Santa Cruz (dos) refrendaron su superioridad sobre un rival que, en el primer tiempo y con Casillas en el banquillo, ofreció una imagen seria. Muy lejos de la del final del partido, que fue de nuevo la de un colectivo acelerado, desquiciado por decisiones técnicas injustificables en un equipo que acabó, una vez más, jugando al patadón.

Habrá ruido por la suplencia de Casillas. No debería tapar el pésimo momento de forma y mental del Real Madrid, incapaz de sobreponerse a situaciones adversas o, lo que sería más sencillo, de poner los partidos a su favor. No se reduce a una pérdida de pegada. El Madrid ha perdido algo más. Intensidad, convicción, fe. Quizá ambición, hambre. Confianza en sí mismos, o en su entrenador. Lo que sea, constituye el combustible esencial en los equipos campeones. Y el Madrid ahora no lo tiene.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada