martes, 16 de octubre de 2012

El 16 de octubre de 2004, un joven Lionel Messi disputaba su primer partido oficial con el Barcelona. 340 partidos después aquel futbolista menudo se ha convertido en historia del club azulgrana y en uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, por lo que la fecha adquiere una relevancia monumental en el 'santoral' azulgrana.

Aquel pueril Messi, con 17 años, saltó al césped de Montjuïc sustituyendo Deco, una de las grandes estrellas del Barcelona de Frank Rijkaard, en el minuto 83 y con el '30' a la espalda. Con del derbi de la ciudad condal casi ganado (el partido terminó 0-1, gol de Deco), apenas pudo 'La Pulga' dejar muestras de la tremenda calidad que escondía su frágil apariencia, pero el Barça acababa de descubrir posiblemente su mayor tesoro.

Su historia hasta llegar ese día es de sobra conocida por todos. Nunca algo tan nimio como una servilleta tuvo tanta trascendencia. En estos ocho años Messi se ha convertido en la imagen preponderante del proclamado por todos mejor Barcelona de la historia. Tres Balones de Oro, cinco Ligas, tres Ligas de Campeones y dos Copas del Rey destacan en un palmarés con 19 títulos a nivel de clubes y más de 60 individuales.

A sus 25 años un futuro esplendoroso le espera. Y un gran reto. Ganar con su selección el gran título que le falta y que, si no lo está ya, abriría el debate sobre su lugar en el Olimpo futbolístico.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada