sábado, 27 de octubre de 2012

Fuera del campo es igualito que dentro. Sonriente unas veces, de mala leche otras. Cristiano tiene dos caras y, como dicen en el portal Vanitatis, dependiendo del día y de donde le pillen, sonríe o monta la bronca. El caso es que hace unos días el delantero del Real Madrid fue ‘cazado’ por los paparazzi a la salida de un centro de estética, sito en la calle Sagasta de Madrid. Al jugador, que iba acompañado de su madre, Dolores Aveiro, no le sentó nada bien que le vieran y montó un show muy exagerado. Su madre intentó calmarlo, pero el luso tenía ganas de liarla y así lo hizo. Por suerte, la cosa no llegó a mayores, pero según cuenta Vanitatis, se armó la marimorena.

El portugués es cliente habitual de este salón de belleza al que también acudían la princesa Letizia y su familia durante varios años. Tratamientos anti fatiga, de vitaminas, masajes de relajación y capilares suelen ser los más solicitados por el sector masculino y seguramente Cristiano se aplique alguno de ellos… o todos, visto lo que le gusta presumir de apariencia.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada