domingo, 2 de septiembre de 2012

El Real Madrid llegaba a la tercera jornada con la moral por las nubes tras conquistar la Supercopa de España. Pero a la vez, con urgencias por su mal arranque liguero. José Mourinho dio la alternativa a Luka Modric ante el Granada. El croata se hizo dueño del centro del campo y conectaba entre líneas con los delanteros madridistas. Cristiano Ronaldo estuvo muy participativo, con ganas de agradar al Bernabéu con sus regates y buscando la meta de Toño desde todos los ángulos. El Granada esperaba agazapado su oportunidad y dispuso de alguna, sobre todo Floro Flores y El Arabi, pero sin claridad. Anquela parecía nervioso. Hasta que finalmente, Cristiano anotó el gol que adelantaba al Madrid en el marcador. Fue tras un gran pase de Callejón, otro de los destacados de la primera parte. Benzema estuvo a punto de marcar el segundo en un par de oportunidades, pero no estuvo acertado el francés. Al descanso, el Madrid vencía por la mínima al Granada.



Tras el paso por vestuarios, apareció en escena el argentino Di María. El extremo sigue en un estado de forma increíble. No paró de trazar pases imposibles entre líneas. En uno llegó el segundo gol de Cristiano, que al segundo remate, batió a Toño. 2-0 y puso el partido de cara definitivamente. Modric empezó a acusar la inactividad y salvo una ocasión en la que su disparo se marchó fuera por poco, estuvo más desparecido. Fue sustituido por Özil y se llevó su primer reconocimiento de su nueva afición. El croata ha caído en gracia al coliseo madridista.

Una dura falta sobre Cristiano, provocó la segunda amarilla para Borja Gómez y además, dejó magullado al portugués que tuvo que ser sustituido por Higuaín. El argentino sigue en racha y volvió a marcar tras un pase de Benzema. El argentino tuvo un par de ocasiones más que no supo aprovechar.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada