jueves, 9 de agosto de 2012

"Cristiano es un ídolo, le sigo desde que empecé en el fútbol. Es un genio, uno de los mejores del mundo, Messi y él. Para todos los que amamos el fútbol es una inspiración", dice Neymar, aunque prefiere contestar preguntas sobre la gran final del sábado, en la que sueña con el prímer título olímpico de su selección.

"Lograr el oro es muy difícil, si no Brasil tendría 20 medallas. Estamos muy cerca de lograr algo que no consiguieron grandes cracks. Estamos aquí representando a todos ellos y a todos los brasileños que esperan una medalla. Estamos 90 minutos de entrar en la historia y lo sabemos, todos sabemos la importancia de lo que nos jugamos", afirma.

Neymar no elude la tremenda presión que hay sobre el equipo de Menezes: "Nunca jugué en Wembley, es parte de la historia. Infelizmente, el mejor jugador de la historia, Pelé, tampoco jugó y estaremos representándolo como brasileños. La plata no sería una frustración, sería una tristeza. Estamos en la final y no queremos la plata, queremos el oro. En una final el oro es sólo para uno".