sábado, 4 de agosto de 2012

Japón le gana a Egipto 3-0 a base de fortaleza en su defensa y jugadas de estrategia.

La selección nipona se ha metido en semifinales del torneo de fútbol masculino (también lo ha hecho en el femenino) tras derrotar con contundencia a Egipto (3-0) con goles de Nagai, Yoshida y Otsu. Se acaba el sueño de los faraones, que se han sobrepuesto a la complicada situación de su país para competir con mucha dignidad.

Pero Japón y su engrasada maquinaria han estado por encima. Se trata de un equipo que está rompiendo con todos los esquemas e ideas que se tenían del fútbol de su país. Un conjunto muy ordenado tácticamente, agresivo que mata a sus rivales en las acciones a balón parado para, una vez por delante en el marcador, rematarlos a la contra.