lunes, 20 de agosto de 2012

Como si lo hubiera escrito en el guión de la película de su vida, David Villa volvió a jugar un partido oficial ocho meses exactos después de la operación de su tibia de la pierna izquierda, la misma con la que marcó el gol más emotivo de su carrera, el que le da alas para intentar "ser mejor que antes, no el mismo", como prometió hace unos días tras su inesperada reaparición en el amistoso de Bucarest. Al parecer, esa es la diferencia entre un 'alta médica' y un 'alta deportiva', concepto que se creó para el Guaje. La primera se anuncia. La segunda llega por sorpresa. Bienvenida sea.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada