sábado, 14 de julio de 2012

En Boca se viven días movidos tras haber perdido la final de la Copa Libertadores ante Corinthians. La sorpresiva baja de Juan Román Riquelme, quien decidió no continuar en el club de la ribera por sus constantes cortocircuitos con el presidente Daniel Angelici y el entrenador Julio César Falcioni, causó -lógicamente- mucho malestar en la hinchada.

Hasta aquí, Falcioni había conseguido ganarse el respeto de los aficionados, luego de ganar el Apertura 2011 sin perder ningún encuentro. Sin embargo, tras haber quedado en el ícono de todas las críticas por ser uno de los principales responsables de la salida del ídolo del club, su imagen quedó debilitada y no se descarta que, ante eventuales malos resultados, de un paso al costado.

Si se produce la salida del ex DT de Banfield, Diego Maradona ya le expresó a su entorno que le encantaría calzarse el buzo Xeneize, aunque curiosamente, el ex técnico de la Selección argentina también tenía una pésima relación con Román, quien renunció al seleccionado con él como entrenador, por lo que la vuelta a La Boca del ex jugador de Villarreal quedaría también descartada.

Juan Carlos Crespi, vicepresidente del club, ya declaró en Fox Sports que no descartaría nunca al astro del fútbol mundial: "Si dirigió la Selección no veo por qué no puede hacerlo en Boca. Además, es un ídolo del club y hay que saber escuchar a la gente".

¿Podrá Falcioni sostenerse en el cargo, luego de que la gente lo señala como uno de los culpables de la salida de Riquelme, el máximo ídolo de la historia de Boca? Sólo el tiempo lo dirá. Lo cierto es que Maradona ya se prepara para, tarde o temprano, ser el entrenador.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada