martes, 1 de mayo de 2012

  • Sólo falta cerrar con el valencia el fichaje de Jordi Alba (entre 10 y 15 kilos).
  • Rosell tiene un plan de fichajes a dos años vista.
  • Esta temporada sólo gastará 20 millones más las ventas.
  • El gran desembolso vendrá en 2013 para traer a Neymar.

Sandro Rosell tiene un plan de fichajes que se ejecutará en los próximos dos años. En esta primera temporada solamente se gastarán 20 millones más lo que se ingrese por ventas en reforzar la plantilla. Zubizarreta ya lo sabe y está diseñando el plan bajo esta premisa. El club azulgrana podría gastar más dinero en este mercado de verano, pero consideran que la plantilla estará bien apuntalada solamente con unos cuantos retoques.

El grueso en materia de fichajes vendrá el próximo curso, aunque si las cosas van bien a nivel deportivo podría retrasarse un año. Sin embargo, la idea es que en verano de 2013 el club azulgrana se lance ya a por Neymar, con el que existe también un primer compromiso para que venga al Barcelona. Además de Neymar, podría llegar algún jugador más, aunque eso dependerá de cómo se desarrolle la temporada en el plano deportivo.

La idea es que los gastos en fichajes de esta temporada y la siguiente sean de aproximadamente 100 millones más lo que se pueda ingresar por ventas. Esta cantidad viene determinada por el crédito sindicado firmado por varias entidades bancarias y el club, que fija en 50 millones el gasto en refuerzos para cada campaña.

El primero en llegar en este plan será Jordi Alba. Es el objetivo prioritario que se ha marcado la secretaría técnica para reforzar la posición de lateral zurdo, donde el equipo se ha quedado cojo después de la enfermedad de Abidal y la venta el pasado invierno de Maxwell. En los últimos partidos están jugando en esa demarcación Puyol y Adriano, pero ninguno de los dos es un lateral izquierdo nato.

La operación Alba ya comenzó hace tiempo. Con el jugador está todo hablado, aunque no hay ningún contrato firmado. El futbolista sabe cuáles son las intenciones del Barcelona y lo que estaría dispuesto a pagarle. A partir de aquí hay que negociar con el Valencia.

La operación no será barata. Alba está también en negociaciones para renovar con el Valencia y se está ganando el puesto en la selección de Vicente del Bosque. La cifra de traspaso oscilará entre los 10 y los 15 millones. El Barcelona actuará rápido en este asunto. Quieren tenerlo cerrado antes del comienzo de la Eurocopa porque son conscientes de que el jugador se puede revalorizar según su rendimiento en la selección.

El Valencia está dispuesto a negociar. El club necesita dinero y saben que ésta es una buena venta. Y, al igual que sucediera en el traspaso de Villa, no pondrán reparos en cerrar la operación antes de la Eurocopa para no arriesgarse a una lesión que truncase la operación.

Un vez cerrado este tema prioritario y urgente, el club se pondrá manos a la obra para vender jugadores e intentar cerrar otras operaciones. El siguiente objetivo es Thiago Silva u otro central. Para poder acometer esta operación el club tendrá antes que vender jugadores, ya que esos 20 millones no llegan para fichar a Jordi Alba y Thiago Silva.

Hay varios futbolistas que tienen su futuro comprometido en Can Barça, ya que el club necesita hacer caja. Dani Alves es uno de los que tiene muchos números para salir del club. Guardiola no estaba muy contento del rendimiento del futbolista y todo indica que Vilanova será de la misma opinión.

Y, sobre todo, saben que es un futbolista por el que pueden ingresar una buena cantidad de euros, ya que su caché es muy alto. Hay clubes que estarían dispuestos a hacerse con los servicios del brasileño pagando una importante suma de traspaso y también asumiendo la alta ficha que tiene el futbolista.

Posibilidad de ventas
Si se concreta esta operación, el club tendrá dinero para fichar a un buen central e incluso para algún refuerzo más. Las otras ventas ya no serían tan lucrativas como la de Alves. Podrían salir Keita, Afellay o Adriano, pero no son grandes transacciones. Y lo más seguro es que también se intente colocar a alguno de los chavales.

La bomba llegará dentro de un año. Neymar es la gran obsesión de Rosell y su idea es que llegue la próxima temporada, aunque no se puede descartar que se retrase un año. Eso lo definirá el rendimiento deportivo de los delanteros en el próximo ejercicio. Y para traerse a Neymar hace falta mucho dinero, porque la operación podría irse a los 50 kilos.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada