jueves, 5 de abril de 2012

El Atlético se sintió un equipo con hechuras de campeón en Hannover. Se mostró capaz de sufrir su suerte sin cambiar el rictus. Aceptó el juego psicológico que le ofreció el partido de inicio. Controló sus impulsos, esperó el momento y finiquitó la eliminatoria cuando el rival bajó la guardia apurado por el tiempo. Adrián hizo un golazo. Falcao dio el zarpazo final que anuló el tanto de Diouf que dio vida artificial a los alemanes.




LAS CLAVES DEL PARTIDO

Cabeza.- El Atlético no tenía la obligación de ser valiente. Sí inteligente. Aplicó sentido común y pasó el trago con la entereza de un equipo comprometido con un plan claro.

Sin soluciones.- El Hannover no encontró la manera de remontar. No tiró a portería en toda la primera mitad y encontró sus ocasiones gracias a renuncios puntuales de la defensa rojiblanca.

Adrián, cumbre.- Hizo un gol de bandera tras dejar sentada a media defensa alemana. Su definición estuvo repleta de clase. Sube su cotización de forma imparable.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada