martes, 17 de abril de 2012

El Real Madrid CF dejó el Fussball Arena München con un sabor muy amargo tras encajar un gol de Mario Gomez en el último minuto que permitió la victoria por 2-1 del FC Bayern München en la ida de semifinales de la UEFA Champions League. Un excelente Franck Ribéry adelantó a los teutones en la primera mitad y nada más comenzar la segunda Mesut Özil hizo el gol blanco.

Sólo con echar un vistazo a las alineaciones uno se daba cuenta de la magnitud del partido y de la trascendencia de éste para sus entrenadores. José Mourinho dispuso sobre el césped del Fussball Arena München al once esperado, con Fábio Coentrão en el lateral izquierdo en lugar de Marcelo, con Gonzalo Higuaín esperando en el banquillo su oportunidad y con Ángel Di María saliendo de inicio. Por su parte, Jupp Heynckes contó finalmente con Bastian Schweinsteiger para llevar la batuta del equipo bávaro (por lo que no fue titular Anatoliy Tymoshchuk y Toni Kroos pudo jugar más adelantado) y dejó en el banquillo de inicio a Thomas Müller, algo irregular en los últimos meses.

El 2-1 pone en ventaja al Bayern, mientras que le Madrid (que pierde su primer partido en Champions de la temporada) se verá obligado a remontar en la vuelta para estar en la final.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada