martes, 13 de marzo de 2012


Gómez pone la mira en la final del Allianz, el delantero hispano alemán le hizo cuatro goles a un Basilea que llegó orgulloso y salió agredido. Partidazo de los alemanes, que presentan su candidatura al título europeo.

Sería fácil titular diciendo que el Bayern le hizo un siete al Basilea, pero no sería descabellado viendo cómo el equipo alemán descosió a un pobre, débil e inocente equipo suizo que apareció por el Allianz. Cuatro goles de Mario Gómez completaron una noche mágica para los de Heynckes, que ya sueñan con esa final del 19 de mayo que se jugará en Múnich.

La motivación que supone jugar la final en su casa fue suficiente para que el Bayern saltara al césped del Allianz Arena a comerse al Basilea. Y se lo comió. Apoyado en los destellos de sus estrellas fugaces, Mario Gómez, Robben y Ribery, el equipo de Heynckes salió con los ojos inyectados en sangre. En apenas un cuarto de hora pudo sentenciar no el partido, sino la eliminatoria. Agredió al tímido equipo suizo hasta convertirlo en un muñeco de trapo contra el que se desahogaba sin piedad.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada